Chi-kung

El QIGONG o CHI KUNG, es la raíz de la Medicina China, no es una creencia ni una teoría, es una practica basada en la experiencia recogida por los maestros chinos desde hace más de 2000 años.
La metodología puede variar según la escuela pero todas se basan en una sencilla tabla de movimientos sincronizados con la respiración, para conseguir un estado de relajación, físico, emocional y mental.
Se fundamenta en la ley del mínimo esfuerzo muscular, para lograr el máximo beneficio energético. Primero mejora la salud, luego aumenta la vitalidad lo cual repercute en todos los niveles de la vida: Social, familiar, trabajo, creatividad etc.
El método a primera vista es sencillo. Consiste en un sistema de ejercicios basados en la armonía de movimiento muy sencillos, respiración y mente. El Chi Kung practicado diariamente puede sanar o mejorar muchas enfermedades.
José Luis Olmos practica y enseña chi kung (estilo Hua Gong) a sus pacientes desde 1999 determinando la tabla de ejercicios según la necesidad del paciente.
En la actualidad imparte cursos grupales o individuales en Altea y ha sido terapeuta y monitor de Chi Kung para Celebrities en SHA WELLNESS CLINIC.


 

Taichi

El principio fundamental del tai chi chuan es la suavidad: el practicante debe moverse de manera natural, relajada, suelta y fluida. Al ejercitar el tai chi chuan no hay ejercicios de fuerza, rapidez o endurecimiento, como las pruebas de rompimiento (tameshiwari) usuales en diversos deportes de combate. Por el contrario, se exige que los movimientos se efectúen con un mínimo de fuerza. A diferencia de muchas otras artes marciales, el tai chi chuan se ejercita de manera lenta, para poder aplicar las técnicas de la manera más correcta posible. Algunos estilos o formas del tai chi chuan se practican de manera más rápida (en especial las formas con armas), o bien incluyen determinados movimientos aislados muy rápidos y explosivos.2​
En la lucha, el combatiente de tai chi chuan trata de «adherirse» al adversario, es decir, mantener siempre el contacto con él. En lugar de reaccionar a determinados ataques del adversario con ciertas técnicas de contraataque, el cuerpo debe reaccionar de manera espontánea y natural, no oponiendo resistencia a los ataques, sino utilizando la propia fuerza del adversario y dirigiéndola en su contra.


Abrir chat
1
Hola, ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by